El mercado de las apuestas está siempre en entredicho por la cantidad ingente de dinero que mueve y por la controversia que se genera con polémicas sobre posibles amaños en los distinto deportes. No se salva ninguno, todos cuentan siempre con una dosis de protagonismo negativo implícitas en cualquier negocio en el que confluyen tantos factores distintos. Con tantas variables interviniendo en el proceso, la mayoría de éstas incontrolables o controladas por las casas de apuestas, el mercado se convierte en una burbuja impredecible. Pese a ser un sector regulado, el mundo de las apuestas empieza a perder credibilidad por un sinfín de cláusulas abusivas para los usuarios en sus términos y condiciones.

Dichas plataformas se guardan los derechos a restringir una apuesta del usuario e incluso a anular la apuesta realizada por supuestos errores técnicos, y todo ello sin que los órganos reguladores hagan nada.

La relación entre las distintas casas de apuestas y los usuarios está descompensada. Cada vez son más los que reclaman un servicio de atención al cliente mayor y mejor ante una carencia regulatoria evidente que otorga un poder excesivo a los que definen las cuotas (casas de apuestas), y no a los que juegan en ellas (usuarios y a su vez clientes).

 Partiendo de éste déficit evidente de objetividad y rigurosidad en el proceso del mundo de las apuestas, Fanasfy genera un valor añadido; una relación con el usuario más calibrada y medible. Así, Fanasfy agrupa lo mejor de cada sector, con un enfoque hacia el trading y la inversión sobre el mundo del deporte (empezando por el fútbol) aportando al usuario garantías reales en todos los aspectos. Información más precisa, condiciones más equitativas, y una relación plataforma – usuario más compensada. Menor riesgo, misma emoción y diversión, y mayor rentabilidad y control sobre la inversión. Eso es Fanasfy.

Deja un comentario